El aprendizaje experiencial de Finlandia y EE.UU.

Imagen

Siguiendo el camino de las actuales tendencias que puedan llevarnos a ese cambio tan comentado del sistema educativo, en estas últimas semanas han caído en mis manos dos artículos muy interesantes sobre el aprendizaje experiencial como nueva metodología, tanto para el aprendizaje básico como el universitario.

El primero ha sido la llamada Clase al revés o Flipped Classroom, comentado ya en varios posts de educación y formación, surgida de una necesidad de un profesor de secundaria americano -cómo no- (qué rabia da  leer algo así y seguidamente pensar: ¿por qué no se me habrá ocurrido a mí?). Esta metodología, que podría haber sido una consecuencia puntual e individual de la manera de enseñar de un profesor, ha pasado a ser una técnica ya instaurada en varios centros educativos de EE.UU. y que está dando resultados tremendamente positivos. Pone literalmente “la clase al revés”, al organizarla propiciando que el alumno haga el trabajo netamente individual en su casa y el colaborativo y de produndización, en la clase. Más concretamente, en el modelo radicional, el profesor explica el núcleo de la “lección” y el estudiante hace ejercicios sobre ello en su casa, de forma individual. De esta forma, el trabajo colaborativo se hace en ocasiones esporádicas, en actividades determinadas para ello y el alumno trabaja en solitario en su casa, sin contar con el apoyo del profesor hasta volver a la clase.

En el modelo Flipped Classroom, el alumno trabaja en su casa, previa e individualmente, el núcleo de la lección, mediante textos, vídeos, enlaces a internet,… y en la clase se consolidan estos conocimientos mediante planteamiento de dudas, actividades colaborativas y ejercicios de afianzamiento, con el asesoramiento del profesor. De esta manera, la capacidad investigadora, el trabajo en equipo y el desarrollo experiencial están asegurados en todas las actividades; tres habilidades fomentadas esporádicamente en el método tradicional, básicas sin embargo para el desarrollo profesional. Además, parece más fácil atender a la diversidad de esta manera, puesto que es posible enviar a casa como trabajo individual, todo tipo de contenidos de adaptación y/o ampliación. Hay además, diversos sitios en internet dedicados en exclusiva a facilitarle esta posibilidad al profesor, mediante repositorios de contenidos (Namathis, Educatina, Teachertube o Khan Academy). De otro lado, es necesario comentar sus aparentes inconvenientes: la más importante, que es una metodología excesivamente dependiente de los medios tecnológicos necesarios.

Por otro lado, me ha llamado mucho la atención, un artículo de el diario español El País, sobre un nuevo Grado en Liderazgo Emprendedor e Innovación, de la Universidad de Mondragón, en Euskadi, España. En esta titulación de cuatro años, cuyo lema es “Aprender de la experiencia”, el alumno no recibe clases de profesores, tiene el apoyo de entrenadores; y no se enfrenta a exámenes, sino a cuentas de resultados y a la evaluación de sus propios compañeros. “El objetivo es aprender a trabajar en equipo y diseñar productos y servicios reales que generen beneficios, lo mismo que hace cualquier trabajador en una compañía”. Los alumnos montan empresas reales para clientes reales y las ponen en marcha con el asesoramiento del profesor, cuyo papel es el de facilitador y promotor de estos proyectos, liderados por los propios alumnos. Durante los cuatro años que dura el Grado, tienen estancias en EE.UU., China e India. Y al final del mismo, deben defender un proyecto que pueden realizar en España o en el extranjero.

José María Luzarraga, uno de los principales promotores de la particular Facultad de Mondragon Team Academy (MTA), explica su metodología con una metáfora que me ha parecido muy ilustradora: ““En España, para aprender a andar en bicicleta, a los alumnos se les enseña historia del ciclismo, ingeniería de materiales y mecánica. Y luego se les da una bici. Así no puede funcionar. Tiene que ser al revés. Los propios alumnos buscarán sus conocimientos teóricos en función de las dificultades que se encuentren, por eso en la carrera solo damos unas nociones teóricas básicas, los rudimentos para que sepan cómo buscar”.

LEINN se basa en la experiencia de la unidad de emprendizaje Team Academy de la Jyvaskyla University of Applied Sciences en Finlandia, quienes desde 1993 están aplicando un método de aprendizaje reconocido a nivel mundial por su carácter innovador.

En este punto, no se me ocurre ningún inconveniente…

Anuncios

5 comentarios en “El aprendizaje experiencial de Finlandia y EE.UU.

  1. Pingback: El aprendizaje experiencial de Finlandia y EE.UU. | Plan de Aprendizaje | Scoop.it

    • Hola, Noa,

      Antes de nada, te pido disculpas por no haberte contestado antes. La verdad es que había leído tu comentario hace unos días, pero la pregunta me pareció tan interesante, que no he querido hacerlo sin antes compartirlo con mi compañera Paloma González, de SlsHallam que en su blog Profesores de Inglés: Oposiciones, nos ha hablado del tema Flipped Classroom, en varias ocasiones.

      El volcado a las aulas o Flipped Classroom, más que una nueva metodología, es otra forma de aprovechamiento del tiempo en el aula, de manera que si los estudiantes han visto previamente la teoría, puede resultar más enriquecedor el trabajo colaborativo y creativo posterior en el aula.

      En el e-learning, los contenidos teóricos están permanentemente a disposición del alumnado; pueden verlos antes o después de una toma de contacto (foros, etc.), ya no tenemos ese problema de tiempo. Por lo tanto, en nuestra opinión, este volcado no sería necesario. En cambio, si estamos ante un b-learning o aprendizaje semipresencial, quizá sigamos necesitando esa organización del tiempo, en cuyo caso, sí me parecería conveniente.

      En todo caso, soy de la opinión de ajustar las metodologías a nuestros propios intereses y necesidades, así como al grupo al que nos encontremos y no al revés. Y también que no hay una receta única sino diversas experiencias: a mí me encanta pellizcar un poco de cada uno, según lo que convenga en cada proceso de formación, para hacer algo totalmente customizado…

      No sé si te he podido ayudar o quizá sea ya demasiado tarde… Ya me cuentas 😉

      • Gracias Melisa! Eso mismo es lo que pensaba yo, pero me picaba la curiosidad por saber si habría alguna aplicación de esta metodología para el e-learning. En e-learning a veces, parece que la parte teórica también se hace de manera demasiado unilitareal y par todos a la vez y andaba yo por ahí rebvuscando a ver si había alguna otra manera de plantear un “consumo” de esa teoría de una manera más racional y que permitiese un mejor aprovechamiento del tiempo de conexión online.

        Gracias por tu respuesta!

        • De nada, Noa, gracias a tí por tus comentarios. Una buena opción para lo que planteas es poner a disposición del alumno, en la plataforma, varios recursos que respondan a varias necesidades, ritmos y estilos de aprendizaje, de manera que un alumno no tenga por qué acceder a ninguno que no responda a sus expectativas. Claro que esto requiere un trabajo arduo de selección y producción de contenidos, pero merece la pena porque puedes utilizarlos en posteriores ocasiones y el alumnado agradece esta selección “adaptada” de recursos.

Espero tu opinión

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s